vd

VDEV Ad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

vdev contruccion

¿Como vencer el desánimo?

Sinónimos: desaliento, desmotivación.

El Desánimo, es una actitud o estado emocional que aparece en nuestra vida cuando algo nos sale mal, o cuando hay algo que queremos hacer y no podemos: “Estaba muy animado trabajando, pero se desanimó, perdió el ánimo, perdió el aliento, perdió la motivación”.

También podemos sentir desánimo o perder la motivación por ciertas razones: “Estaba muy motivado para trabajar en esa compañía, pero cuando me hablaron del salario, me desanimé, me desalenté”.

Normalmente el desánimo genera o desencadena una serie de estados como la frustración o la ira.

Partiendo de Nehemias 4:6 – 10:“Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar. Pero aconteció que oyendo Sanbalat y Tobías, y los árabes, los amonitas y los de Asdod, que los muros de Jerusalén eran reparados, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados, se encolerizaron mucho; y conspiraron todos a una para venir a atacar a Jerusalén y hacerle daño. Entonces oramos a nuestro Dios, y por causa de ellos pusimos guarda contra ellos de día y de noche. Y dijo Judá: Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado, y el escombro es mucho, y no podemos edificar el muro”, tenemos lo siguiente:

 

1. La fuerza de los acarreadores se había acabado.

2. Hay que descubrir lo que en verdad se ha acabado: Si es la fuerza física, es normal que se pierda y se recupera a través del descanso. Pero si es la motivación lo que se ha perdido, ese es otro problema, que vamos a ver cómo se solventa.

3. La motivación se puede perder por diferentes razones, en el caso de la gente de Nehemías se perdió:

a. Por la cantidad de escombros: “Se quejó el pueblo diciendo: el escombro es mucho, es un estorbo, no podemos trabajar". Los escombros son las ruinas que quedan de algo que ha sido destruido, lo inservible, que tiene que ser removido para edificar algo nuevo.

b. Porque no esperamos obstáculos en la vida, especialmente si somos cristianos, creemos que la vida cristiana es una vida libre de obstáculos, así que cuando aparecen, nos desanimamos. No estamos preparados para enfrentar obstáculos y – lamentablemente - mucho menos para vencerlos.

c. Porque creemos que estamos solos o nos sentimos solos. Pensamos que no hay ayuda disponible para nosotros. Pero se nos olvida la promesa escrita en Mateo 28: 20: “(…) Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”, o lo que nos dice el Apóstol Pablo en la Carta a los Romanos 8:32: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

Reacción de Nehemías ante el desánimo (Cómo reaccionar ante el desánimo).

Usó los recursos que Dios le había dado:

1. En primer lugar, oró. En el versículo 9 de la escritura que hemos compartido dice: “Entonces oramos a nuestro Dios, y por causa de ellos pusimos guarda contra ellos de día y de noche”.

Muchas veces la oración se convierte en carga para muchos que no hemos entendido qué es orar, cómo orar y que Dios nos habla. Por lo tanto, estamos llamados a hacer de la conversación, el trabajo, una oración, y así nunca dejaremos de orar.

2. En segundo lugar, Nehemías usó el pueblo que Dios le había dado (en nuestro caso la iglesia) y desarrolló una estrategia En Nehemías 4:13 leemos: “Entonces por las partes bajas del lugar, detrás del muro, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos”. Desglosando tenemos:

· Si sabemos por dónde va a atacar el enemigo, sabremos cuáles son nuestros puntos débiles: Preparémonos.

· Nehemías los armó hasta los dientes: con sus espadas, sus lanzas y sus arcos.

· Mantuvo su estrategia, lo leemos en Nehemías 4:16: “Desde aquel día la mitad de mis siervos trabajaba en la obra, y la otra mitad tenía lanzas, escudos, arcos y corazas; y detrás de ellos estaban los jefes de toda la casa de Judá”.

¿Cuáles son nuestras armas?

Para saberlo, sólo nos basta buscar en la Biblia Efesios 6:12 – 18: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.

Asimismo, Nehemías les da una motivación, un motivo por el cual pelear. Repasemos el versículo 14: “(…) No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas”.

1. “No temas”.

2. “Acuérdate del Señor tu Dios”.

3. “Pelea por vuestros hermanos, hijos, mujeres y propiedades”.

Así pues, Nehemías nos cuenta cómo continuaron: “Con una mano trabajaban y en la otra la espada” y, finalmente fue terminado el muro en 52 días, Nehemías 6:15: “Fue terminado, pues, el muro, el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días”.

Por lo tanto, es imprescindible Remover los escombros, ¿Pero cuáles escombros?

1. Actitudes.

2. Malos hábitos.

3. Pecados inconfesos.

Si quieres ver este programa completo visita: https://youtu.be/gxJyF_Yqg1w

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar