vd

VDEV Ad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

vdev hablando dios

Hebreos 1: 1-2, nos recuerda lo siguiente: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”

Pero muchos no han querido escuchar al hijo, lo han rechazado, han rechazado su mensaje. Entonces Dios hoy también nos habla usando su creación, los vientos, los mares, la tierra misma. Dios usa la naturaleza para hablarnos.

Dios permite todos estos fenómenos naturales para llamar nuestra atención, ya que le hemos ignorado, le hemos dado la espalda, nos hemos olvidado de sus mandamientos y como consecuencia la maldad sobre la tierra se ha multiplicado.

Por ejemplo, es una triste experiencia tener que lidiar con un hijo que no escucha. El padre le habla, y le dice de miles de formas y maneras, y el hijo consciente y voluntariamente decide no prestar atención, decide no escuchar. Y lo que es peor, decide hacer todo lo contrario a lo que el padre le ha dicho que haga.

Tristemente, esos son los hijos que terminan en caminos destructivos, los hijos que fracasan en la vida.

Dios como padre que ama sus hijos, no se da por vencido con nosotros, el sigue lidiando con nosotros, dándonos nuevas oportunidades y, finalmente, debido a nuestra desobediencia, permitiendo tragedias y desastres, para ver si finalmente nos acercamos arrepentidos delante de Él, para ver si finalmente decidimos escucharle y obedecerle.

Muchos afirman: Pero eso no es posible, porque Dios no es un Dios malo, Él es amor y no quiere hacernos daño. A estos se les olvida que Dios también es justo, que también es fuego consumidor.

Sucede hoy tal como sucedió en los días de Noé: “Y vio Dios que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Genesis 6: 5)

Entonces Dios les envió el diluvio…

No es un secreto que en el día de hoy Dios no tiene cabida en las escuelas, ni universidades. En los lugares de trabajo, no tiene cabida en millones de hogares, no tiene cabida en muchas iglesias. Porque la gran mayoría no quiere saber nada de Dios, y no quieren escuchar a Dios, pero Dios seguirá hablando.

En Jeremías 32: 42 leemos: “Porque así ha dicho Dios: como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo”.

¿Qué debemos hacer?

En la Biblia lo leemos muy claro, especialmente en los versículo de Lamentaciones 3:40-42: “Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová; Levantemos nuestros corazones y manos a Dios en los cielos”.

Si quieres ver este programa completo visita: https://youtu.be/qNY-uEd8zDY

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar