vd

VDEV Ad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

vdev cai

La experiencia personal parece no ser suficiente para enseñarnos y para modificar nuestra conducta.

Hay personas que pagaron con cárcel un error cometido. Y el tiempo en prisión fue duro y difícil, y se proponen no volver a ese lugar. Pero cuando salen caen en el mismo estilo de vida que antes llevaban y en muchos casos un estilo de vida aun peor… Y después de cierto tiempo, vuelven a la cárcel… ¿Por qué tropezaron con la misma piedra que los llevo a prisión la primera vez?

Tristemente algunos tropiezan con una piedra más grande. Y uno dice, si no vieron la piedra pequeña bueno qué se puede hacer, pero ¿Cómo es que no ven la piedra más grande? ¿Será asunto de no ver? o ¿De no querer ver?

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

vdev desobediencia

El primer caso que nos muestra la Biblia es el de Adán en Génesis 2:17 “Pero del árbol que está en medio del huerto, no comerás…” las consecuencias a ese acto de desobediencia están un capítulo después, en Génesis 3:17 “…Maldita será la tierra por tu causa…”

Dios demanda obediencia, porque nos ama y desea nuestro bienestar y seguridad.

Todas las fábricas de productos, tienen una serie de reglas y normas que son estrictamente para la seguridad y bienestar del empleado: Casco de protección; guantes, lentes y botas de seguridad. Y al empleado se le exige el uso del equipo de protección, porque de otra forma, no solo podría perder el trabajo, sino la vida, un brazo, una pierna. Y muchos en verdad la han perdido, pero no por culpa de la empresa. Es por la negligencia, por no haber obedecido las normas de seguridad. Y es después de un accidente, cuando el empleado pregunta: “¿Por qué no use el equipo de protección? De seguro no me hubiese pasado esto…

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

vd rindas

¿Ante que nos rendimos? ¿Qué es aquello que nos conduce a rendirnos a no seguir intentando?...

Los problemas, las situaciones difíciles. Aquello que no podemos lograr, vencer, controlar o dilucidar.

Debemos entender que los problemas son parte esencial de la vida. Son precisamente los problemas los que le permiten al ser humano descubrir:

  • La realidad de Dios.
  • El potencial con el cual Dios le creó.
  • Todo lo que es capaz de hacer usando ESE potencial.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

vd cansado

El hombre en la mayoría de los casos, se acerca a Dios, movido por una serie de necesidades básicas insatisfechas que terminan convirtiéndose en asuntos urgentes para nosotros y esa “Urgencia” es lo que nos mueve a buscar a Dios…

Por ejemplo: una enfermedad, cuentas pendientes con la justicia, necesidad de pagar deudas, falta de trabajo, una casa, un esposo o esposa… Todo estos son asuntos urgentes, y por lo tanto, necesitamos una respuesta hoy mismo, ahora mismo…

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

vd habitos

Una de las tareas más difíciles para el ser humano es deshacerse de malos hábitos, ya que tienden a arraigarse en el hombre y terminan siendo parte de la conducta del individuo.

Entonces, debemos entender que:

· Todo hábito produce resultados. El mal hábito de comer con las manos sucias, puede producirle una enfermedad, y aún la muerte. Así como el hábito de lavarse bien las manos, puede contribuir a una buena salud.

· Algunos hábitos pueden convertirse en adicciones. El hábito se hace conducta en la persona y ya no se puede vivir sin la práctica de tal habito.

· El mal hábito debe ser remplazado por un buen hábito.

· Necesitamos a Dios para erradicar malos hábitos, tal como lo leemos en Filipenses 2:13: “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”.