vd

VDEV Ad

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado

superando-tentacionENCONTRANDO UNA FORMA DE ESCAPAR DE LA TRAMPA DEL PECADO

Una adición preocupante. Un pensamiento traicionero. Una situación comprometedora. La tentación llega de muchas formas, como una feroz batalla en nuestras almas que tiene una meta: mantenernos desviados del camino que lleva a una vida santa.

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado

Jesucristo murió y resucitó para hacernos libres del pecado, libres de nosotros mismos y libres de toda opresión. Él vino «a pregonar libertad a los cautivos...a poner en libertad a los oprimidos...» (Lucas 4:18). Pero muchos de nosotros no experimentamos esa libertad. En lugar de ello, estamos oprimidos, estamos atrapados por el temor, la depresión, la duda o algún pecado incontrolable.

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

"El buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa" Proverbios 19:11

¿Se ha encontrado alguna vez en una situación en la cual alguien crea un problema y usted debe arreglarlo? Puede ser muy frustrante. Muchas veces le lleva a un ciclo de culpar y quejarse. Esta semana, siento que debo compartirles unas palabras de inspiración para esas áreas de su vida donde usted se siente víctima de sus circunstancias.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

La vida suele golpearnos y pareciera que por momentos se encapricha con nosotros, pareciera que quiere dejarnos al costado del camino, ¿quién no ha vivido experiencias traumáticas? En esos momentos difíciles, donde uno baja los brazos, no tiene ganas de vivir, esto es parte de la historia de Felipe, nada tiene sentido porque no cuenta con ese amor, las drogas no lo satisfacen, ya nada tiene propósito por el cual seguir adelante.

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cada domingo mi hijo y yo jugamos fútbol. Poco sabía que al divertirme aprendería algo en el campo.
Soy un atleta. No me gusta solamente ver los deportes, sino estar involucrado, siempre me estoy movilizando.

Casi todos los domingos mi hijo y yo participamos en un juego con personas de todas las edades y capacidades. Los jugadores son de 6 a 50 años, la demografía es bien surtida. Hay algunos hombres y mujeres que están en la secundaria y juegan en equipos profesionales. Decir que son buenos es subestimarlos.